Supremo Consejo del Grado 33º para Colombia
Fundado en 1833

Viene luego un periodo de transición y renovación de los esquemas culturales del siglo anterior, este periodo se inicia tardíamente en 1930 donde se estructura la formación de la republica moderna con fuertes cambios sociales, económicos y políticos. Este momento histórico de entendimiento nacional no es ajeno al libre pensamiento que aún bajo el polvo de varias generaciones era mantenido por unos pocos Masones Colombianos que después de la fuerte represión religiosa y política ocurrida durante más de 40 años deseaban aportar a la sociedad Colombiana la posibilidad de disentir y practicar el libre pensamiento enmarcado en las buenas costumbres. Los Masones, tan duramente perseguidos por los gobiernos hegemónicos, instigados por el clero que en forma inhumana desde los pulpitos condenaban en forma personal a los miembros de esta Institución para que el pueblo ignorante cometiera atropellos amparados en la convicción de ser los actores de la justicia divina, logran a pesar de estas condiciones sobrevivir funcionando en torno a algunas pocas logias, que en el anonimato subsistían presas de la confusión política.

Para el año de 1938 en la Republica de Colombia funcionaban dos Supremos Consejos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, situación irregular en el Rito ya que los Estatutos aprobados mediante la Constitución comúnmente denominada de Federico de 1786, así como la Reforma a la Constitución celebrada en Lausana en 1875, que reglamentan y rigen la Masonería Escocista mundial restringen el funcionamiento de los Supremos Consejos a la existencia de solo uno en cada país excepción hecha a los Estados Unidos de América por la antigüedad de estos Cuerpos. Los Supremos Consejos que para esa época funcionaban en nuestro territorio eran el SUPREMO CONSEJO NEOGRANADINO fundado en 1833 con sede en Cartagena y el SUPREMO CONSEJO DE LA JURISDICCIÓN CENTRO, con sede en Bogotá fundado en 1864.
La masonería Colombiana de 1938 conciente de la necesidad de unificar los cuerpos escocistas existentes en ese momento y en virtud de los grandes valores humanos que en el momento dirigían las ya mencionadas potencias del Rito, resuelven de común acuerdo firmar el TRATADO DE FUSIÓN DE LOS SUPREMOS CONSEJOS CENTRAL COLOMBIANO Y NEOGRANADINO. Con fecha del 12 de agosto de 1938, bajo este tratado se comprometen estos dos cuerpos entre varios puntos a: “El Supremo Consejo Central suspende trabajos, abate sus columnas y entra en sueño indefinidamente, para que en el territorio de la Republica de Colombia no funcione en lo sucesivo ni ejerza jurisdicción sino el Supremo Consejo Neo-granadino, hoy Colombiano…” quedando en funcionamiento el Supremo Consejo más antiguo y con mayor reconocimiento. A partir de este momento se superaron las diferencias internas surgidas en la Institución, entendibles en la juventud de un país que trataba de alcanzar su madurez por medio del federalismo y la transformación de la Nueva Granada en los Estados Unidos de Colombia.
Posteriormente, el 20 de Febrero de 1939 el SUPREMO CONSEJO NEOGRANADINO, HOY COLOMBIANO, cambió su nombre por el de SUPREMO CONSEJO DEL GRADO 33 PARA LA REPUBLICA DE COLOMBIA. Potencia masónica del Rito Escocés Antiguo y Aceptado que funciona en la actualidad con sede en la Ciudad de Bogotá, Capital de la Republica de Colombia, ostentando ante el País y el mundo en general su reconocida regularidad desde el año de 1833.

Continuará...

Diseño y produccion Gabriel Hernandez, diseño web Ivan A Amaya Santos
Derechos Reservados Supremo Consejo del Gr. 33º para Colombia 2012